El deporte en España es todo un paradigma: tanto descendemos a los infiernos a un deportista como lo elevamos en un altar en cuestión de un segundo.

Hace apenas semana y media (el fin de semana del 16 al 17 de junio) que nuestro querido Alonso, que pese a quien le pese es, fue y será todo un emblema del deporte nacional, gano la espectacular y dura carrera de las 24 horas de Le Mans, siendo muchos los que se enteraron por esta misma circunstancia de la existencia de tal competición.

Es por esta razón por la que, por hacer justicia al asturiano y a un deporte no tan minorista, me gustaría explicar en el blog de Fernando Vega, en qué consiste esta completa competición.

 

En qué consiste las 24 horas de Le Mans

 

La principal particularidad que ofrece la carrera en la localidad francesa de Le Mans es que se basa más en la resistencia que en la velocidad. Obviamente, se necesita un motor potente y no perder la pisada en el acelerador como en otras carreras, pero el hecho de tener que circular con un mismo vehículo durante 24 horas hace que la estrategia, la coordinación con todo el equipo y el manejo cuidadoso de los elementos del vehículo entre otros factores, pesen más que el hecho de hacer más vueltas en el menor tiempo posible (aunque el objetivo final precisamente es el de realizar más kilómetros en 24 horas, pero resultaría imposible con un motor o una caja de cambios maltratada durante todo un día).

El funcionamiento es tan sencillo como ya hemos remarcado: en torno a los 50 vehículos de media por competición, corren simultáneamente en diferentes clases de sport prototipos y gran turismos. El vencedor es aquel vehículo que cubra la mayor distancia en 24 horas de carrera continuada.

 

Principales diferencias con otros GPs o competiciones automovilísticas

 

Más allá de la obviedad de la duración, el sentido de Le Mans es poner a prueba no los coches más veloces, sino los más fiables. Así, la naturaleza de Le Mans desde sus comienzos en 1923, era la de centrarse en la capacidad de los fabricantes que lucían en los grandes premios por tener máquinas muy veloces, para que crearan esas mismas máquinas con el componente de durabilidad y resistencia como máxima.

En sus primeras décadas, se desmarcaban por esta cualidad coches italianos, británicos y franceses como las marcas Bugatti, Bentley o Alfa Romeo por encima de las grandes escuderías que a todos nos suenan a día de hoy. No fie hasta comienzos de la década de los 50 que los Ferrari, Mercedes –Benz y Renault, fueron reclamando sus tronos a base de adaptar sus coches a las circunstancias que el circuito de la Sarthe requería.

Otros constructores han tenido un destacado protagonismo en Le Mans gracias a modelos para la historia, como es el caso del Ford GT40, los Porsche 917, 935 y 936, el Jaguar XJR-12, Peugeot 905, el Audi R8 o el Chevrolet Corvette C5-R.

 

Héroes destacados de la competición de Le Mans

 

Sin desmerecer nunca a los campeones de otras competiciones, Le Mans merece que sus ganadores sean tratados de héroes al volante. La mítica de durante 24 horas (aunque cada piloto no tiene permitido correr por más de 14 horas ni más de 4 horas seguidas por motivos de seguridad) aguantar presión y aunar precisión y velocidad con conducción eficiente, hace que cada campeón de Le Mans reuna mayores méritos que quien gana un GP.

Por otra parte, sucede que, tal como ocurre en el caso de Alonso, en los GPs entran otros factores en juego como las mejoras que se le haga al vehículo, la respuesta de éste en pista, etc. En Le Mans se compite con un modelo fabricado por y para aguantar tal desenfreno.

Todas estas características hacen que, normalmente, los competidores en GPs no lo hacen en Le Mans, lo cual agranda aún más la leyenda de Alonso, que ha ganado con un modelo de coche que ni tan siquiera es de su actual escudería: el Toyota TS050 Hybrid.

Marc Gené es otro de los héroes españoles en este sentido, ganador de la edición de 2009 con un Peugeot 908.

El belga Jacky Ickx se convirtió en pentacampeón no de forma consecutiva entre los años 1975 y 1982, repitiendo su hazaña el alemán Frank biela entre el 2000 y el 2007.

En cuanto a escuderías, la indiscutible líder es Porsche con 19 victorias entre 1970 y 2017. Le sigue la también alemana Audi con 13 victorias entre el 2000 y 2014. El caballo rampante también reclama su protagonismo, aunque más bien desde el pasado con 9 victorias entre 1949 y 1965.

 

Empresario del sector inmobiliario, aficionado a la inversión en criptomonedas y fiel seguidor del VRAC. Disfruto y aprendo con cada experiencia y así me gusta que se refleje en el blog de Fernando Vega Hernández
Todo lo que debes saber sobre las 24 horas de Le Mans
5 (100%) 2 votes
Please follow and like us: